Search
  • Psic. Julia Borbolla

Niños adictos a Internet

Internet es la nueva tecnología que tiene fascinado al hombre moderno con esta conexión de redes que permite a las personas comunicarse entre sí en cualquier parte del mundo y tener acceso a información y personas que de otra forma no sería posible. Son indiscutibles los beneficios que Internet nos aporta en los aspectos de educación, comercio, entretenimiento y desarrollo personal, entre muchos otros.


El abaratamiento de los costos de conexión, las mejoras tecnológicas y la facilidad para que en cada hogar se cuente con una computadora personal han hecho que Internet pase de ser solo una herramienta de investigación en las Universidades a convertirse en un instrumento imprescindible para todos nosotros.


Pero Internet constituye más que un elemento de trabajo, de estudio o de diversión, ya que para algunos se convierte en el medio alrededor del cual gira buena parte de sus vidas. Dentro de las empresas, se sabe que Internet no solo se utiliza para fines laborales, sino también con fines de entretenimiento y distracción que, en ciertas circunstancias pudiera llegar hasta niveles adictivos en los cuales, la navegación a través de la red se convierte en una necesidad, lo que para muchas empresas se convierte en un dolor de cabeza por la cantidad de tiempo laboral perdido en conexiones a sitios de interés personal o en conversaciones con amigos mediante el chat.


Por esta razón, en los últimos años, a Internet, también se le han atribuído propiedades perjudiciales ya que su uso inadecuado ha evidenciado consecuencias negativas que afectan el bienestar psicológico de algunas personas reemplazando su actividad social. Se ha llegado a proponer la existencia de un desorden de adicción a Internet similar a los problemas que aparecen con otras conductas adictivas como el juego, el sexo, el trabajo, las compras, etc. A este tipo de adicciones se les ha llamado adicciones psicológicas ya que no tienen que ver con el abuso de sustancias o drogas. Sin embargo, de igual manera consisten en un patrón de uso que pueden llevar a un eventual impacto negativo en el funcionamiento de la persona, afectando su matrimonio, familia, relaciones, trabajo e incluso su economía.

Una diferencia entre la adicción psicológica y la adicción química, es que la primera no causa las terribles consecuencias físicas como la segunda, aunque en el caso de la adicción a Internet la privación del sueño al estar conectado hasta altas horas de la madrugada provoca una gran fatiga y por lo tanto un evidente deterioro de la salud.


Otros efectos negativos en el adicto, son el deterioro en su comunicación familiar, decremento en el tamaño de su círculo social, alteraciones de humor y una tendencia a experimentar depresión y soledad. Los efectos negativos que se manifiestan al momento de estar conectado a la red son ansiedad o impaciencia por la lentitud de las conexiones o por no encontrar lo que se busca o a quien se busca, estado de conciencia alterado por un total aislamiento del mundo externo, irritabilidad en caso de interrupción de la conexión, incapacidad para salirse de la pantalla, etc.


Dentro de las aplicaciones de Internet, la que ha resultado con mayor poder adictivo es la que permite al usuario interaccionar con otros como en el caso del chat, donde el mundo virtual puede convertirse en un sustituto de la vida real para las personas con déficit en habilidades sociales, timidez o algún tipo de complejo. Esto gracias a su característica principal: el anonimato y por lo tanto la desinhibición. Este anonimato contribuye a animar actos desviados e incluso criminales y facilita prácticas como la infidelidad via Internet.


El problema de fondo es que fomenta la creación de personalidades irreales y virtuales, dentro de contextos igualmente irreales que permite a los tímidos interactuar en un ambiente de aparente seguridad, en el que se pierde el miedo a expresarse libremente, proporcionando a la persona sentimientos de protección y libertad, pero que finalmente resultan falsos por estar fundamentados en esas personalidades virtuales.


Hablando de niños y adolescentes, quienes también buscan en la red un escape a su realidad, un lugar seguro en el que pueden formar parte de un grupo, y donde pueden crear un mundo ficticio para reemplazar la soledad, el peligro es importante, ya que tienden a crear amigos falsos, peligrosos y desconocidos que pueden fingir personalidades y que al dejar de estar en contacto con ellos los hace sentir solos y con esta desilusión, llegan a desarrollar cuadros de depresión y ansiedad. Es importante también señalar, que pueden ser víctimas de acosadores sexuales y pedófilos.


Signos para detectar si un niño o adolescente está convirtiéndose en un adicto a internet:

  • Si empieza a descuidar el estudio, su vida familiar y su grupo de amigos

  • Si pasa horas frente a la computadora

  • Si deja de frecuentar a su grupo social

  • Si se irrita demasiado al serle limitado el uso del aparato

  • Si se muestra ansioso al estar fuera de casa insistiendo en regresar con prontitud solo para conectarse en el minuto que llega.


Signos para detectar si un adulto está convirtiéndose en un adicto a internet:

Si esta actividad se convierta en la más importante en la vida de la persona, es decir, que

  • Si domina sus sentimientos, sus pensamientos y su conducta

  • Si cada vez es mayor el tiempo que invierte en esa actividad para lograr satisfacerse;

  • Si al ser interrumpido o reducido el tiempo en internet experimenta un estado emocional desagradable

  • Si se crean conflictos entre el adicto y aquellos que lo rodean

  • Si se crean conflictos con otras actividades (trabajo, vida social, intereses, aficiones)

  • Si genera conflictos dentro de sí mismo; al hacer esfuerzos por alejarse de la actividad e inclusive logre periodos de abstinencia, recaiga, posteriormente, con mayor intensidad.


¿Cómo saber si usted o algún conocido esta en peligro de adicción? Young (1996), experto en adicciones, propone un cuestionario breve: 5 afirmativas son signo de alerta.

1.- ¿Te sientes preocupado con Internet (pensamientos acerca de la última conexión o anticipas la próxima sesión?

2.- ¿Sientes la necesidad de incrementar la cantidad del tiempo de uso de Internet para lograr la satisfacción?

3.- ¿Has hecho repetidamente esfuerzos infructuosos para controlar, reducir o detener el uso de Internet?

4.- ¿Te has sentido inquieto, malhumorado, deprimido o irritable cuando has intentado reducir o detener el uso de Internet?

5.- ¿Te quedas más tiempo conectado de lo que inicialmente habías pensado?

6.-¿Has perdido o puesto en peligro alguna relación significativa, trabajo, oportunidad educativa o profesional debido al uso de Internet?

7.- ¿Has mentido a los miembros de tu familia, terapeuta u otros para ocultar tu grado de implicación con Internet?

8.- ¿Usas Internet como un medio de evadirte de los problemas o de aliviar un estado de ánimo depresivo?


Cómo Prevenirlo

Es indispensable que los padres hablen con sus hijos acerca de las utilidades de Internet pero explicando también claramente sus peligros, además de fomentar un uso racional y reducido. En el caso de los adultos, requerirán ayuda profesional con un psicólogo.

© 2018 Grupo Julia Borbolla

  • Grupo Julia Borbolla
  • Grupo Julia Borbolla
  • Black Instagram Icon
  • Grupo Julia Borbolla

Sucursal Las Águilas

 

Rompeolas 10, Las Aguilas, Álvaro Obregón,

01710, México

Tel: 56 60 87 63 / 56 51 69 88

Sucursal Tecamachalco

Av. Fuente de Los Leones 116, Heroes de la Revolucion, 53840, Naucalpan de Juárez, Mexico

Tel: 52 94 77 74 / 52 94 21 87