Search
  • Psic. Julia Borbolla

¿Esta de moda llevar a los niños con el psicólogo?

Mi niño no esta loco ni tonto para ir al psicólogo”, “No hay como tres nalgadas para quitarles lo mañoso a los niños” “La letra con sangre entra”, etc. Estas y otras frases eran muy comunes a mediados del siglo pasado, cuando los niños presentaban problemas de aprendizaje o de conducta, cuando no podían dormir o se resistían a comer. No podemos negar que muchas de esas conductas se “curaban” con un fuerte regaño y la firmeza de los padres; pero otras no.


¿Es una moda o una necesidad llevar a los niños al psicólogo? La respuesta es afirmativa en ambos casos, porque la modernidad crea necesidades.


Es una moda que alguien externo analice la conducta de los hijos y nos oriente, de la misma manera que es una moda que alguien externo los cuide mientras trabajamos, un DVD los introduzca en la música clásica y un sitio de Internet nos indique en que momento deben saber apilar tres cubos o gatear.


El mundo actual ha puesto de moda la sobre información que aunque nos sirva, nos angustia. Hoy sabemos el efecto dañino de algunos alimentos y el peligro de los rayos solares en la piel. Sabemos cómo se altera el clima y nos enteramos de tragedias y delitos que antes ocurrían pero no nos llegaban.


Los padres de hoy han perdido confianza en sus propias habilidades porque se han dado cuenta de que existen mil influencias en sus hijos que ellos no pueden controlar y por eso compran libros que a su vez los alarman más porque les hablan sobre los efectos de un grito en la autoestima de sus niños o las huellas fatales en el inconsciente de un pequeño con carencias o pérdidas de cualquier tipo.


Si a lo anterior le sumamos que las familias son mas pequeñas y los problemas se focalizan, que hay poco tiempo para convivir en familia, que se sobre valora el dinero y hay muchas culpas por no ser el modelo de padres ideales que nos presenta la tele; las dudas y miedos se hacen más profundos.


Muchos papás quieren ser amigos de sus hijos, temen perder su cariño y les cuesta trabajo marcarles límites. Otros más no quieren que vivan el más mínimo sufrimiento y por eso no les permiten que sufran un poco por lo que desean.


Ahora en este siglo XXI las frases son más o menos así:

¿“Tendrá algún trauma mi hijo y yo no me doy cuenta”? ¿Lo que le digo o le que le hago lo traumará? Y eso hace que busquen los servicios del psicólogo.


El nuevo dilema es ¿“Si lo llevó al psicólogo me atraparan en mil terapias”?, ¿Lo etiquetarán en la escuela? ¿Se sentirá raro o distinto por eso?


Siempre el justo medio ha resultado la mejor solución. No debemos esperar que otra persona se haga cargo de nuestros hijos; pero tampoco podemos caer en la soberbia de pensar que no necesitamos ayuda paras formarlos.


Cualquier niño que sufra o haga sufrir a los demás con su conducta debe ir al psicólogo; pero no para que éste “le resuelva” el conflicto; sino para que detecte su origen, oriente a los padres y los acompañe en la solución del conflicto.


La ciencia ha tenido grandes avances y hoy sabemos que un niño distraído con bajas calificaciones no es “flojo” o “tonto”; sino que puede tener un problema bioquímico llamada Trastorno por Déficit de Atención, o bien puede presentar problemas de percepción visual o dificultades en la integración del lenguaje y todo eso tiene soluciones que evitarán que ese pequeño se sienta inadecuado o pierda un grado escolar.


Hoy conocemos muchos procesos mentales y contamos con muchos recursos para que los niños puedan afrontar la vida moderna que los satura de estímulos que no pueden procesar. Hoy podemos hacerles mas fácil a los niños la dura tarea de crecer y no debemos desperdiciar los avances; sin embargo, al mismo tiempo, debemos preservar los valores que nos han mantenido unidos y funcionales, esos valores que se expresan en la convivencia familiar, en el tiempo de calidad dedicado a los hijos, en la creación de reglas que les den contención y seguridad.


Tan bueno y efectivo es un test para saber cómo aprende un niño, como un juego de mesa en familia para trabajar la tolerancia a la frustración cuando pierde.


Tan importante es la guía de un experto como la complicidad de una abuela en la educación de los hijos.


Debo reconocer que hay muchos padres que buscan que el psicólogo supla muchas de las funciones que a ellos les corresponden, y los llevan a consulta para que se los dejen como “sedita”, obedientes y responsables. Esto nunca será posible, porque el especialista podrá lograr estas conductas en su consultorio; pero no pueden acompañar al niño al colegio y a la hora de dormir.


Los niños obedecen, aprenden y viven por amor, este ingrediente es imprescindible para ellos y solo sus padres pueden darlo en la perfecta dosis. Los niños necesitan estabilidad, cuidados y disciplina de sus padres y ningún psicólogo puede suplirlo.


Así también hay otros padres que prefieren mantenerse con los “ojos cerrados” ante los problemas y no quieren que un tercero se meta en sus vidas. Así como consultamos a un médico cuando nos sentimos mal, de igual forma debemos hacerlo con el psicólogo.

Si acercamos a nuestra labor de padres y madres la asesoría de un experto y la tomamos en cuenta en la medida en que nos funciona, llevaremos a nuestros hijos a buen término.

La vida ha cambiado y lo que antes solo correspondía al ámbito privado, ahora puede abrirse ante un profesionista que haga menos difícil la solución de conflictos.

“De la moda lo que acomoda”.

Recent Posts

See All

Regreso a clases ¿Cómo lo viven los niños?

Empieza un nuevo ciclo escolar y eso puede significar que se renuevan momentos maravillosos o bien conflictos no resueltos. Para muchos niños las vacaciones son muy largas. Cuando todavía faltan una o

La importancia de los abuelos

La moda de hoy es “ser joven”, “renovarse” y desechar las cosas en vez de repararlas o valorarlas por su antigüedad. Desde el momento que compras una computadora ya es vieja y sabes que al día siguien

La culpa y las mamás que trabajan

La culpa es una vieja compañeras de las mamás de hoy. La culpa por “omisión” es una variedad que ataca, sobre todo, a las mamás que tienen que salir a trabajar fuera de casa. Ellas quieren arreglar

© 2018 Grupo Julia Borbolla

  • Grupo Julia Borbolla
  • Grupo Julia Borbolla
  • Black Instagram Icon
  • Grupo Julia Borbolla

Sucursal Las Águilas

 

Rompeolas 10, Las Aguilas, Álvaro Obregón,

01710, México

Tel: 56 60 87 63 / 56 51 69 88

Sucursal Tecamachalco

Av. Fuente de Los Leones 116, Heroes de la Revolucion, 53840, Naucalpan de Juárez, Mexico

Tel: 52 94 77 74 / 52 94 21 87