Search
  • Psic. Julia Borbolla

El novio de mi mamá

Ya hemos hablado del difícil momento por el que pasan los hijos cuando surge el divorcio entre sus padres.


En este proceso, aparentemente el que pierde mayor convivencia cotidiana con sus hijos el padre; sin embargo, aunque mamá se haya quedado en la misma casa familiar y tenga con ella a sus hijos, las cosas ya no son iguales.


La mayoría de los pequeños, instintivamente, buscan sustituir ese hueco que papá ha dejado en la cama y automáticamente se instalan con mamá “para que no se sienta solita”. Mamá accede porque en verdad vive un fuerte duelo. Si bien ella puede sentirse “liberada” de una relación conflictiva, el hecho de que las cosas cambien y sus hijos ya no tengan un hogar “completo” la hace sentir mal y por muy convencida que haya estado, también se siente un poco culpable. Todos estos sentimientos encontrados hacen que ella acepte a sus hijos en su cama, en su cuarto, en su vida, mucho más que antes.


¿Qué pasa cuando mamá ya no esta tan sola? ¿Qué sucede cuando aparece un “galán” que la invita al cine y a cenar?


Los focos de alarma se encienden, los niños empiezan a “monitorear” cada movimiento de la madre. ¿Dónde estas? ¿A qué hora llegas? ¡Quedaste de llegar temprano para contarme un cuento”!


El “novio” de mamá resulta pues un intruso que vino a fastidiar la ilusión de tener una “mamá en exclusiva” y que además pone a pensar a los hijos en su madre como mujer, con todo lo que eso implica.


Dicen que la sexualidad de los padres y de los hijos es como el calentamiento global: Todos sabemos que existe pero no nos queremos enterar a fondo de ello.


La aparición de una pareja en la vida de una mamá saca a flote todo eso que no queremos ver porque nos pone en conflicto.


La edad y el género de los hijos es un factor determinante para las reacciones que se tienen ante esta nueva situación.

  • La niña pequeña, aunque celosa, comparte con la madre el juego de la seducción hacia el “extraño”. Si él sigue este juego, tendrá en la pequeña niña una gran aliada, aunque, de vez en cuando, se acuerde de papá y aras de su lealtad a él le buscará al extraño mil y un defectos.

  • La niña mayor, rechazará de inmediato el hecho de ver a su madre como “novia”. Le parecerá ridículo y le dará mucha vergüenza con sus amigos de la escuela.

  • En algunos casos, la adolescente se quiere “alivianar” y acepta que su madre tiene todo el derecho a rehacer su vida; sin embargo, buscará igualar las condiciones y saltarse jerarquías aprovechando esa situación. “Si tu llegas tarde por salir con tu galán, yo también tengo derecho”.

En el caso de las hijas sucede algo peculiar y es que, tanto las niñas como las adolescentes se tornan tanto o más exigentes para juzgar al “pretendiente” de mamá, que sus propias madres hacia los suyos.

  • En el caso de hijo varón la reacción suele ser diferente, porque se trata de dos hombres rivalizando por el amor de la misma mujer; sin embargo, si hay un buen manejo por parte del recién llegado, se puede establecer una gran complicidad y llegar a ser los mejores “cuates”; sin embargo, cuando los planes se dividen y el “novio” se lleva a mamá de fiesta, la percepción cambia de inmediato.

En el caso del novio de mamá, el dinero es un factor importante. Él puede aportar cosas o decidir planes tomando el papel de “jefe” en una familia en donde ya había un “jefe” y se fue. Es entonces cuando los hijos sienten que ese hombre quiere sustituir al padre, aunque en realidad no lo pretenda.


El rol masculino, de alguna manera favorece ciertos papeles de liderazgo social que hace más evidente la “intromisión” a ese núcleo familiar que estaba unido tal vez por la debilidad compartida o la fortaleza recién estrenada de la “gallina con sus polluelos” y que ahora pierde “rating” al aparecer en medio un protector “oficial”.


¿Cuál es la mejor estrategia para incorporarlo al “equipo”?

  • Hazlo poco a poco. No metas a tu casa a una pareja de la noche a la mañana porque es casi seguro que lo rechazarán. Piensa lo que tu sentirías si te metieran a tu casa a una persona extraña con la que te toparas todas las mañanas tomando cereal en tu cocina.

  • Aclara cual es tu nivel de relación con él. Si a tus hijos no les das la información completa, ellos sacaran sus propias conclusiones y tal vez no sean las mejores.

Si es solo un amigo con el que sales, si es tu novio, etc.

  • Deja que tanto tu nueva pareja como tus hijos establezcan una relación independiente de la que tu tienes, es decir, no trates de “vender” a uno o a los otros, no intentes disculparlos o promoverlos porque esto solo significa una fuerte interferencia y genera dudas sobre dónde esta tu lealtad.

  • Deja muy claro que son afectos distintos y que el lugar de tus hijos nadie lo puede sustituir. Que todos los seres humanos tenemos una enorme capacidad de amar de diferentes maneras y no por ello tenemos que “dividir” el afecto.

  • Conserva espacios familiares en los que la nueva pareja no participa. En la medida que él respete esos espacios será más pronto invitado a unirse a ellos.

  • Saca a tus hijos de tu cama mucho tiempo antes de que alguien más vaya a ocupar ese espacio, porque de otra manera solo reforzaras la falsa idea de que cambias a unos por otro.

  • Siempre existe la fantasía de un nuevo bebé asociado a una nueva pareja. Procura bajar esa preocupación si no es el caso o trabajar con ella si es una posibilidad. Siempre aclarando que el corazón aumenta de tamaño para el nuevo miembro, no se divide para quitar a nadie espacio.

Si la madre de tus hijos ya tiene una nueva pareja, demuéstrales a tus hijos tu amor maduro al no hablar mal de él o cuestionar a los niños sobre lo que su mamá hace cuando están juntos.


La regla de oro es no usurpar ni duplicar papeles y mucho menos competir en una carrera en la que hay diferentes categorías.

.

© 2018 Grupo Julia Borbolla

  • Grupo Julia Borbolla
  • Grupo Julia Borbolla
  • Black Instagram Icon
  • Grupo Julia Borbolla

Sucursal Las Águilas

 

Rompeolas 10, Las Aguilas, Álvaro Obregón,

01710, México

Tel: 56 60 87 63 / 56 51 69 88

Sucursal Tecamachalco

Av. Fuente de Los Leones 116, Heroes de la Revolucion, 53840, Naucalpan de Juárez, Mexico

Tel: 52 94 77 74 / 52 94 21 87